Inicio / ECONOMIA / Procesaron a la “Curandera” Umbanda por el mayor cargamento de cocaína de Santa Fe.

Procesaron a la “Curandera” Umbanda por el mayor cargamento de cocaína de Santa Fe.

Un juez federal le trabó un embargo por cinco millones de pesos. La medida alcanza además a su pareja y a otras seis personas, entre ellas un músico religioso apodado “Tamboreiro”.

El juez federal de Santa Fe, Reinaldo Rodríguez, procesó finalmente a “La Curandera” que el pasado 7 de noviembre fue detenida en el marco de la causa que la posicionó como una de las mayores proveedoras de cocaína en la ciudad de Santa Fe y la región. Se trata de Vanesa Marcela Saravia, quien además se encontraba a cargo de un templo en barrio Transporte donde profesaba la religión Umbanda junto a un grupo de personas.

La resolución judicial, que fue resuelta el jueves en el Juzgado Federal N°1 e hizo lugar al pedido del fiscal Gustavo Onel, alcanza además a la pareja de Saravia, quien fue identificado a lo largo de la pesquisa judicial como Martín Alejandro Albaristo. El mismo, según determinaron los trabajos de campo que llevó a cabo la Unidad Investigativa Antinarcóticos, tenía activa participación de las actividades clandestinas que se llevaban en el templo como así también en una lujosa vivienda del barrio Guadalupe.

Por el caso, el juez Rodríguez también procesó a otras seis personas que fueron sindicadas como parte de la organización criminal: Alvaro Nicolas Juriol (limpia vidrios); Andres Ángel Aguiló alias “Tamboreiro” (músico religioso); Germán Héctor Dogañieri (sargento de policía); el cordobés, Kevín Leonardo Arce (albañil); Guillermo Omar Paz (trabajador textil); y Leonardo Javier Rivero (remisero).

En el caso de “La Curandera” y Albaristo, el fallo judicial los procesó como autores penalmente responsables del delito de “organizadores del comercio de estupefacientes” con la modalidad de “almacenamiento y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” agravado por la intervención de tres o más personas en forma organizada.

En el caso de Juriol, Aguiló, Arce, Dogañieri y Paz, el juez resolvió procesarlos por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” y agravado “por la intervención de tres o más personas”. Mientras que a Rivero, el magistrado federal lo encontró responsable del mismo delito pero sin la participación de otras personas.

La medida judicial dispuso por último trabar un embargo sobre los bienes de los procesados por 5 millones de pesos para Saravia y Albaristo y de un millón para el resto de los integrantes de la organización.

Bolsos, autos y un trasfondo religioso

La figura de “La Curandera” Saravia como la principal proveedora de estupefacientes de la ciudad de Santa Fe y la región surgió por “información de calle” que obtuvo personal de la Unidad Investigativa el 12 de agosto de este año. Dicha información, sostuvo que una mujer santafesina abastecía de “material estupefaciente” -mayormente cocaína- a gran parte de la ciudad, y alrededores, incluso con “trascendencia a otras provincias”. En este sentido, según indicaron fuentes del caso a Aire Digital, Saravia pasó a ocupar un lugar central en la venta y distribución de drogas en la ciudad tras la ausencia de Vicente Pignata, quien actualmente se encuentra prófugo de la Justicia federal por una causa que lo investiga por lavado de activos con fondos provenientes del narcotráfico.

El mayor trabajo de investigación se llevó a cabo con tareas de campo de agentes encubiertos que montaron puestos de vigilancia permanente al domicilio de Saravia, el templo Umbanda y los demás domicilios que aparecieron con el devenir de la pesquisa y así lograron detectar cómo era el modus operandi.

Así fue que en tan solo tres meses, la investigación logró determinar que tanto en el templo Umbanda de San José al 10400, como en la casa donde residían Saravia y Albaristo en barrio Guadalupe (Echagüe 6910) concurrió un determinado grupo de personas que se desplazaban en distintos vehículos, los cuales ingresaban y egresaban en distintos momentos del día y de manera muy sospechosa, como si ocultaran algo, ingresaban a los domicilios.

Dicho grupo, eran personas que arribaron en vehículos radicados, muchos de ellos, en la ciudad de Rafaela, Frontera, Buenos Aires y Córdoba. De esta última ciudad, es donde se cree que se encuentra el proveedor de la organización que suministró cocaína de máxima pureza.

Histórico.

El desbarate de la banda se dio el 7 de noviembre tras un total de ocho allanamientos que fueron autorizados por juez Rodríguez y que concluyeron en el secuestro de 147 kilos de cocaína -repartidos en tres autos- lo cual configuró el mayor procedimiento de cocaína que tuvo la ciudad de Santa Fe.

A parte de los estupefacientes, los investigadores lograron secuestrar $300.010, un total de U$116.134 dólares estadounidenses y además una prensa hidráulica, 31 teléfonos celulares, entre otros elementos. En tanto, se dispuso el secuestro de la camioneta Toyota Hilux dominio AB020HP, tras el pedido del fiscal Onel.

 

 2,199 total views,  1 views today

Compruebe también

Mar del Plata: matan a puñaladas a un hombre tras una discusión en plena vía pública

El hecho sucedió en el barrio Libertad. La víctima tenía dos cortes en el rostro …

Noche oscura y violenta en Las Toscas, dos bandas enfrentadas a los tiros, ocho aprehendidos.

DEJANOS TU COMENTARIO