Juicio por el doble femicidio en Punta Norte, el homicida asesinó a puñaladas a su pareja e hijastra.

Gustavo Escalante, padre de Valentina, la menor que fue víctima junto con su madre, Verónica Ramírez, contó que un año antes de que ocurriera el ataque femicida de Hugo Daniel Blanco, había denunciado ante la Justicia de familia el contexto peligroso en el que vivía su hija. Esta semana comenzó el juicio oral en donde se ventilan los detalles del caso.

Este martes, en los tribunales de Santa Fe, se desarrolló la segunda jornada del juicio oral contra Hugo Daniel Blanco, femicida que en mayo del 2019 mató a Verónica Ramírez (34), y la hija de esta, Valentina Escalante (10) en el interior de una vivienda del barrio Punta Norte.

El debate se da ante un tribunal conformado por los jueces Octavio Silva, Pablo Ruiz Staiger y Néstor Pereyra (conjuez), los cuales analizan la prueba presentada por los fiscales Andrés Marchi y Estanislao Giavedoni, la querellante Vivian Galeano del Centro de Asistencia Judicial (CAJ) y la defensa de Blanco, a cargo del defensor público Javier Casco.

 Tras culminar la segunda jornada, los familiares de las víctimas, el padre biológico de la menor asesinada, Gustavo Escalante, dijo que la Justicia no es Justicia porque «Hizo un asesino». Es que según explicó, un año antes del doble femicidio había pedido ayuda en el Juzgado de Familia N° 2 ya que consideró que su hija corría peligro.

«La Justicia hoy no es Justicia porque a mí como papá de Valentina nadie me la va a devolver. La Justicia mantiene asesinos. Yo acá vine a pedir ayuda cuando sentí que mi hija corría riesgos y me dijeron que hay casos de familiares que exceden a la Justicia», expresó.

 A su vez lamentó tener que encontrarse y verse la cara con el femicida que mató a su hija y expareja. No obstante, sintió mucha pena por todos los menores que sufren maltratos, abusos y golpes y que, según su criterio, nunca tendrán justicia.

 Quien también habló fue Gisela, la hermana Verónica Ramírez, la cual indicó que Nicole y Gustavo, los hijos de la Verónica y Gustavo sufren a diario la pérdida de su madre. De hecho, tuvieron que declarar ante el tribunal y con posterioridad salieron muy angustiados al ver videos de su madre asesinada.

 Gisela destacó además que los hijos de la víctima, pese a quedar sin su madre, nunca recibieron asistencia psicológica por parte de un organismo estatal. «Nicole trabaja, hace lo que puede y su hermano no trabaja porque no puede recuperarse del femicidio de su madre», remarcó.

Cómo fue el doble femicidio en Punta Norte

El 26 de mayo de 2019 parecía un domingo más en Punta Norte hasta que el horror se apoderó del barrio: Verónica Ramírez (34 años) y su hija, Valentina Escalante (10), fueron encontradas asesinadas en la casa en la que vivían, en Azopardo al 10.400. Una carta en la mesa de la vivienda no dejaba lugar a dudas sobre quién era el responsable del doble femicidio. Se trataba de Hugo Daniel Blanco, expareja de Verónica quien de puño y letra confesó: «Perdón mundo, lo que pasó no lo hice porque esté loco sino porque me cansó. Me voy a matar, policía no me busque».

 Pero no cumplió con lo que prometía: Blanco no puso fin a su vida sino que se dirigió a la casa de su hermana, le confesó lo que había hecho y luego escapó. Permaneció prófugo hasta las 22 del lunes 27 de mayo, momento en que se entregó en la Comisaría 10ª. Sabía que la Policía y la Justicia lo buscaban y que huyendo sólo complicaba su situación procesal.

Durante las 36 horas que el femicida estuvo prófugo, la familia, los amigos y los vecinos de Verónica y Valentina transitaron los peores momentos de sus vidas. Desde el trance de reconocer los cuerpos hasta tener que hacer una colecta de dinero para poder adquirir los ataúdes para un velatorio que, por falta de recursos económicos, se realizó –tras la autopsia de rigor– en el mismo inmueble en el que horas antes ambas habían sido asesinadas a puñaladas.

 Cuando todavía no salían del estupor por lo ocurrido, los vecinos de Punta Norte confesaron que el sábado a la noche habían escuchado gritos en la vivienda, pero que nadie había intervenido ni llamado a la Policía.

 

Compruebe también

Ex marido insistente, desobedeció el mandato judicial por seis veces, “NO entiende que el amor se terminó”.

Ex marido insistente, desobedeció el mandato judicial por seis veces, “NO entiende que el amor se terminó”.

El acusado de un homicidio se fugó de un hospital

El acusado de un homicidio se fugó de un hospital

El sospechoso de 33 años tenia una puñalada en el abdomen. Habría sido ayudado por …

DEJANOS TU COMENTARIO