Inicio / JUDICIALES / Jornada de alegatos de clausura en el juicio a Hanna farah, errores insalvables y una situación inédita.

Jornada de alegatos de clausura en el juicio a Hanna farah, errores insalvables y una situación inédita.

En la  mañana del miércoles  12 de agosto de 2020, se llevó a cabo en la oficina de gestión judicial de Las Toscas, la quinta jornada del juicio oral y público a Esteban Hanna Farah de 31 años de edad, que llegó al juicio con prisión domiciliaria que lo está cumpliendo en el domicilio de su progenitora en la ciudad de Reconquista; el imputado es representado técnicamente por los defensores, doctores: Ricardo Degoumois y Andrés Ghio; mientras que la acusación lo lleva adelante el representante del MPA, fiscal adjunto, doctor Juan Carlos Koguc  y el representante de la querella, doctor Juan José Fáriz, mientras que el tribunal, está integrado por los doctores: Gustavo Gon, Santiago Banegas y Martín Gauna Chapero.
Durante la jornada se llevaron a cabo; los alegatos de clausura por las partes enfrentadas en dicho juicio; el primero en desarrollar su alegato, fue el fiscal acusador Juan Carlos Koguc, quien comenzó contando al tribunal, todos los pormenores del hecho sucedido en la madrugada del 30 de agosto de 2017, de acuerdo a los datos colectados durante todo éste periodo; hay que tener en cuenta que los únicos testigos y partícipes directo del sangriento y desgraciado desenlace, son: la señora Alicia Rouvier y Esteban Hanna Farah.

Todos los datos esbozados y expuestos, por el fiscal y por la querella, provienen de los profesionales que han actuado como peritos en las distintas áreas de la criminalidad, cada uno de ellos, declararon y dieron a conocer su versión de los hechos, la mayoría de ellos, con datos concretos y certeros, otros aclararon que se basan en estudios bibliográficos y no podrían asegurar que los acontecimientos hayan sucedidos en un ciento por ciento, tal cual ellos explicaban.
Si bien el crimen existió, eran solamente tres personas, las que estaban en la escena que hoy ocupa a quienes debe esclarecer éste tristísimo desenlace; una de las frases más impactante pronunciada por el fiscal, fue: ‘Vino en búsqueda de amor y encontró la muerte’, también hemos escuchado muchas contradicciones, sentido común dice que nunca pudo el primer disparo que tenía la víctima en el hipocondrio derecho, ingresar en ese lugar de abajo hacia arriba, como explicó el fiscal, si el hombre estaba en pleno desarrollo del acto sexual, boca abajo, sobre la mujer; es inentendible; también lo explicó el médico autopsiante, el doctor Horacio Goldaráz.
Todos los testigos fueron muy claros en el desarrollo de sus exposiciones, cuando declararon ante el tribunal, pero además de preguntar y repreguntar, había que tomar notas, analizar a cada una de la versiones en forma objetiva y resumir todo lo que ellos decían, porque caso contrario, de nada sirve la participación de los mismos, pero lamentablemente y en base a lo que escuchamos en los alegatos, una de las partes, solamente parece haber escuchado lo que les convenía para su estrategia acusativa y ello dista mucho del concepto que tenemos los habitantes comunes, sobre la justicia.
Sabemos que tanto los representantes judiciales, como sus colegas abogados que desempeñan otros roles, pero en definitiva, creemos que todos van en búsqueda de la tan ansiada justicia, nos iban a brindar una clase de exposición en sus alegatos, pero finalmente, nos dimos cuenta  que en el primer tramo, fue más de lo mismo, casi una copia de los alegatos de aperturas, e inclusive con errores y nerviosismos en los relatos, pensábamos que iban a sumar datos que fueron aportando los testigos, pero casi ni lo tuvieron en cuenta, y no se animaron a salir del libreto inicial.
El abogado querellante, el doctor Juan José Fáriz, fue más objetivo en sus apreciaciones y más cauto en las acusaciones, aunque nunca renunció a su rol de  acusador, por el contrario, analizó con mayor objetividad y sensatez las exposiciones de todos los testigos y en base ello, coincidió con el fiscal solicitar al tribunal de jueces, la pena máxima que otorga el código penal argentino a éstos casos, de acuerdo a la caratulación deseada, de Prisión perpetua para el acusado.
Luego le tocó el turno al doctor Andrés Santos Indalecio Ghio, uno de los dos abogados defensores de Esteban Hanna Farah, quien comenzó su alegato diciendo, ‘Permítanme señores del excelentísimo tribunal, desmitificar las mentiras del fiscal, que sostiene que Esteban no estaba en el taller de su casa durante toda la tarde-noche del 29 de agosto’; porque no lo cuestionó al testigo Elías Lemos que estuvo media hora declarando y contando todo lo que hicieron esa noche,  tampoco creyó en la señora Alicia, que siempre contó la misma versión, desde el minuto cero del hecho ocurrido, jamás cambió una sola palabra sobre lo acontecido.
Ésta debe ser una de las causas que más apelaciones tuvo en la justicia santafesina, nosotros jamás hemos cuestionado el homicidio, nunca dijimos que Esteban Hanna Farah era inocente en la causa, es más hemos aceptado sin chistar, en la audiencia de imputación y de medidas cautelares, los seis meses de prisión preventiva, porque el señor fiscal dijo que lograría todas las pruebas en ese lapso para acusar al imputado en el juicio oral y público, un años y medio después, el doctor Renna tuvo que exhortar al doctor Koguc para que presentara la acusación, saben señores del tribunal cuando ocurrió eso?, el dos de enero del año 2019, amén de esa exhortación, el señor fiscal lo presentó un año y dos meses después.
Reitero, nunca negamos el hecho, Esteban Hanna Farah cometió un homicidio contra el señor Leandro Durando, lo dijo el mismo victimario siempre;  pero no se olviden señores del tribunal, que en todo el mundo, se cometieron y se cometen todos los días, errores insalvables que cuestan la vida de inocentes, y citaremos algunos como modo de ejemplos, ‘padres que matan a sus hijos por error, pensando que se defendían ante un ladrón, hijos que se equivocan y disparan contra sus progenitores creyendo que se están defendiendo de un acto delictivo’, Esteban en todo momento dijo y así gritó durante su ingreso al dormitorio materno, ‘Ladrón, Ladrón, es un Ladrón’; hay errores de tipo y errores de prohibición, pero éste no es el ámbito para hacer citas doctrinarias.
Desde el primer momento, el señor Hanna Farah reconoció su adicción a la droga y al alcohol, es más todos los testigos reconocieron en él, a una persona que continuamente consumía estupefacientes y bebidas alcohólicas,  pero lamentablemente los acusadores dicen que los ruidos que escuchó Esteban cuando ingresó a la cocina, que provenían del dormitorio de la madre, son inverosímiles, acaso ellos pueden sostener con pruebas fehacientes y concretas la representación mental y cognitiva del imputado, a la hora de la comisión del hecho?.
Por todo ello, señores del tribunal, desde nuestra posición le solicitamos que la persona a quien representamos debe ser absuelto del delito cometido y recobrar la libertad, caso contrario,  también cabría la figura de homicidio culposo, finalizó diciendo el doctor Andrés Ghio.
Luego llegó la exposición del doctor Ricardo Degoumois, integrante de la defensa de Hanna Farah, quién comenzó diciendo: ‘Señores del tribunal, hemos participado de un gravísimo error que proviene del sector acusatorio; quiero que me permitan escuchar un minuto, las declaraciones del médico policial, el doctor Maximiliano Delssín que lo hizo en la primera jornada del juicio; el médico fue muy claro y contundente cuando sostuvo que luego de examinarlo a Hanna Farh, le tomaron muestras de orina, para enviar al laboratorio judicial de Santa Fe, porque con esa muestra se puede determinar el grado de intoxicación por sustancias adictivas que tiene en el cuerpo y cuando le preguntaron de la muestra de sangre,  dijo que no hacía falta.
Pero cuando el día viernes declaró la doctora Bailat, una experta científica, directora del laboratorio central, dijo que la muestra de sangre enviada desde la justicia, dio como resultado 0,01 gramo de alcohol por litro de sangre, absolutamente nada, ni siquiera lo pudo tomar la máquina para tal fin, pero cuando le preguntaron por el consumo de Marihuana, dijo que esa sustancia se determina a través del análisis de orina y al laboratorio no llegó, la muestra de Orina; por lo tanto hubo un error garrafal en el traslado de las muestras, o un cambio a propósito, porque en Santa Fe, analizaron la muestra de sangre de otra persona y NO la de Hanna Farah, y nunca llegó la muestra de orina del imputado, que fue lo único que enviaron.
‘Ahora, quienes no entendemos nada de los procedimientos judiciales, nos preguntamos, fue un error, hay alguna mano negra, el hecho ocurrió a propósito, y si así fuera quién lo hizo?, quien se hace cargo de tamaño despropósito?, Cómo analizan éste hecho cuasi delictivo, los integrantes del tribunal?, que tienen una misión que cumplir, nada más y nada menos que resolver una sentencia en base a todas las pruebas que han obtenido a lo largo de las cinco jornadas que se extendió el juicio oral y público, por donde pasaron 27 testigos, los alegatos, las contradicciones y como si eso fuera poco, un acontecimiento ilegal e inesperado y en el medio, una familia que clama por justicia y otra familia que aboga por la libertad del imputado, o al menos, una sentencia morigerada, en base a todo lo expuesto. Que DIOS ilumine a los tres jueces integrantes del tribunal actuante.

Compruebe también

La provincia de Santa Fe notificó 1.139 contagios y cuatro muertes en la jornada del sábado 19 de setiembre de 2020.

La provincia de Santa Fe notificó 1.139 casos positivos y cuatro muertos por COVID-19, en la jornada …

Los camioneros del norte santafesino, propusieron no dejar ingresar a transportes de cargas chaqueños a partir del lunes 21 de setiembre.

DEJANOS TU COMENTARIO