Hace treinta años se enlutaba el chamamé con la muerte de seis chamameceros en Bella Vista.

Cada 8 de septiembre no es una fecha más en el calendario, sino una jornada de recordación para mantener vivo el recuerdo de los seis músicos chamameceros que perdieron la vida en la tragedia de Bella Vista, cuando al micro que los transportaba le falló los frenos y tras sortear dos curvas en bajada, salió de la calle, embistió un árbol, arrancó las barandas de la costanera, cayó al río y se hundió en el Paraná. En aquel desastre también murieron los dos choferes.

En aquel accidente se ahogaron Daniel “Yacaré” Aguirre, quien era recitador y presentador de conjuntos chamameceros; Joaquín “Gringo” Sheridan, bandoneonista, que inició junto a Julio Cáceres el conjunto “Los de Imaguaré”; Miguel Ángel “Michel” Sheridan, hermano de Joaquín y gran ejecutante de la guitarra chamamé y excelente voz; “Chango” Paniagua, guitarra y voz del conjunto “Trío Corrientes”; Zitto Segovia, cantautor de la “Nueva Trova” del Chaco, que portaba un estilo renovador y Jhonhy Behr, percusionista de Zitto, que aportaba rítmica precisa para el inédito repertorio de Segovia. Salvaron su vida, logrando escapar del colectivo, Carlos Miño, César González, Ricardo Scófano, Ricardo “Tito” Gómez y Cacho Espíndola.

El accidente conmovió a las comunidades y a los ambientes artístico y cultural de las dos provincias, dada la trayectoria y raigambre popular de los músicos desaparecidos, lo que dio paso a una emocionada vigilia en espera de la recuperación de los cuerpos. Según relatan las crónicas de la época, desde el momento mismo de la desgracia, rescatistas, personal de Prefectura, pescadores y vecinos de Bella Vista se sumaron a la angustiante búsqueda y la población del lugar se sumó dolorida y solidaria a la vigilia que también se inició en Resistencia y Corrientes capital.

Una semana después aparecieron los cuerpos, primero de Paniagua, Aguirre y el de uno de los choferes, José Toledo. El cadáver de Zitto Segovia apareció nueve días después.

Zitto Segovia tenía 37 años cuando falleció en aquel trágico accidente. El viernes 15 de septiembre de 1989 se organizó una gigantesca “Caravana de la Flor”, en la que miles de chaqueños y correntinos confluyeron en el Puente General Belgrano para arrojar flores al río pidiendo por la aparición de los cuerpos. Luego, cientos de personas se congregaron en la Plaza España, escenario de grandes presentaciones de Zitto Segovia y se encendieron dos fogones alegóricos.

Zitto Segovia tenía 37 años cuando falleció. Fue uno de los cantautores más reconocidos de la cultura chaqueña.

Fue el 16 de septiembre cuando la Prefectura Naval Argentina encontró su cuerpo.

El músico popular fue sepultado el domingo en lo que fue el más grande sepelio que protagonizaron los chaqueños en toda su historia. Desde entonces, se cumple la tradición de encender, cada 8 de septiembre, los fogones que evocan a Zitto, a Johnny y a los chamameceros fallecidos en aquella tragedia. Luego se prendió uno más en nombre de su gran amigo, Manolo Bordón.

Allí se fueron los que habían florecido, los que estaban floreciendo, los que ya habían hecho una huella y los que empezaban a transitarla desde el chamamé que, después de una larga postergación, volvía a brillar con una fuerza que ni la misma tragedia ya pudo empañar, porque, a pesar del dolor, el chamamé se irguió, no se doblegó, sacó fuerzas, voces y sonidos desde lo más profundo y renació en cada nueva propuesta.

Ramón Andrés Segovia, apodado “Zitto”, nació el 19 de julio de 1953. Fue un cantautor chaqueño, reconocido como figura emblemática de la música folclórica. Hizo sus primeros pasos en el dúo Las Voces del Quebrachal, conformó chamameceen México el trío Los Huincas, y cuando falleció, a los 37 años, integraba La Nueva Trova Chaqueña.

Su temprana muerte lo sorprendió mientras era indicado como una de las promesas renovadoras de la música litoraleña.

Su celebración más recordada es el premio de Revelación y Consagración que se le otorgó en el Festival de Cosquín de 1989.

Sus restos descansan en el panteón familiar del Cementerio San Francisco Solano de la capital chaqueña. El hecho marcó la historia cultural de las provincias del Chaco y Corrientes y del chamamé en particular.

Dolor en el Litoral en un documental

Al cumplirse los 30 años de lo que se conoce como “La tragedia de Bella Vista”, el cineasta Marcel Czombos preparó un documental sobre el accidente y el espectáculo que estos músicos habían preparado como delegación chamamecera.

 2,067 total views,  1 views today

Compruebe también

Violento robo en Córdoba: ladrones entraron a una casa, hicieron caca en el patio y se limpiaron en el perro

Violento robo en Córdoba: ladrones entraron a una casa, hicieron caca en el patio y se limpiaron en el perro

El indignante hecho ocurrió en el barrio San Fernando. Los dueños habían salido y cuando …

Una por una, actividades que liberó Ciudad de Buenos Aires

Una por una, actividades que liberó Ciudad de Buenos Aires

El Gobierno de la Ciudad presentó una serie de actividades que dejan de tener restricciones …

DEJANOS TU COMENTARIO