‘’Ahí te mando el video para que mires como le corto en pedacitos con la motosierra a éstos giles, estilo mejicano’’, dice un audio.

Gentileza de: Aire de Santa Fe.

 

La Fiscalía analiza una serie de audios entre Brandon Bay, el detenido jefe de la banda de Los Gorditos, donde hace mención a la posibilidad de matar y descuartizar personas. «Le mando un video así con la motosierra ahí pam, pam, cortándolo en pedacito», vaticinó Bay.

La historia delictiva compleja de Rosario no registra semejante antecedente calamitoso como el ocurrido el martes a la mañana, cuando en tres contenedores de residuos fueron hallados dispersos los restos humanos descuartizados de dos hombres jóvenes, asesinados a balazos en el cráneo y luego descartados como muñecos.

Las imágenes de cabezas envueltas en papel film de cocina, brazos y piernas en bolsas de residuos chorreando sangre por recientes cortes representan un sello mafioso nunca antes visto, un quiebre en la ostentación de las bandas criminales que disputan el territorio narco, y acentúan las modalidades extorsivas a fuerza de la lógica “plata o plomo”.

Hasta el viernes 25 de diciembre el departamento Rosario registró 207 homicidios dolosos, según cifras extraoficiales. Ninguno de esas muertes o la de años anteriores tuvo esa marca atroz que se estampó en los cuerpos diseccionados de Jorge David “Colo” Giménez, de 29 años, y de Victor Martin “Poliyo” Baralis, de 44, como se identificó a las víctimas.

Los dos hombres se conocían, eran compinches de la calle y los unía la pasión por Newell’s Old Boys donde compartían la tribuna. Tenían unos pocos antecedentes penales como para inferir que se ganaran el odio de los pesos pesados del hampa local. Sin embargo, allegados a la investigación no descartan ciertas aspiraciones que los posicionó en la vereda opuesta a la temible banda de Los Gorditos, liderada por Brandon Bay.

Patrulleros y cuerpos en la basura

El martes a las 8.30, casi al mismo tiempo que el ministro de Seguridad de Santa Fe Marcelo Sain encabezaba un acto para exhibir la compra de patrulleros para apuntalar la seguridad preventiva, un indigente como los miles que a diario se zambullen en los volquetes de residuos para buscar restos de comida, se topó con imágenes macabras en un contenedor ubicado en Lituania al 5600, corazón del barrio Saladillo.

Una escena digna de la serie The Walking Dead, de los peores escenarios cotidianos en Tijuana, Nuevo Méjico o del Distrito Federal de México, donde los cadáveres se cuentan de a miles como consecuencia de la guerra entre pandillas narcocriminales. Pero es Rosario, sobre las calles de un tradicional barrio de la zona sur.

El testigo observó sobre la basura dos cabezas y dos brazos que estaban envueltos en nylon. Se espantó y corrió a pedir auxilio. Como no tenía teléfono, le pidió a una vecina que llamara a la policía. A los pocos minutos llegaron a la escena varios patrulleros, la Policía Científica, empleados de la Agencia de Investigación (AIC) y el fiscal de la unidad de Homicidios Dolosos Patricio Saldutti.

Con el correr de los minutos se confirmó un hecho criminal escabroso, sin antecedentes en la historia policial de Rosario, un pavoroso doble homicidio con sello mafioso. Es que a pocas cuadras de allí, en el interior de otro dos contenedores ubicado en Anchorena y Pierani, y en Anchorena y Castro Barros aparecieron más restos humanos: dos piernas, dos brazos y un trozo de torso.

Para terminar de conformar el cuadro macabro, poco después de las 18 del mismo día un torso apareció flotando en la orilla del arroyo Saladillo también envuelto en nylon. Es una zona que está detrás del frigorífico Sugarosa, y donde la policía desplegaba rastrillajes ordenados por el fiscal.

“Lo macabro es que todos los cortes son muy prolijos, precisos, y los envoltorios evitaban que se desprendan restos y la sangre, fueron muy bien embalados”, explicó Saldutti, asombrado al ser consultado por los medios. Y ante los primeros datos admitió que se trató de un hecho “bien planificado”.

El miércoles a primera hora el Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmó las identidades de Giménez y Barali luego de los estudios preliminares de autopsia, el cotejo con fichas dactiloscópicas y el rearmado de los cuerpos que realizaron los forenses del Instituto Médico Legal. La causa de muerte de ambos fue por disparos de arma de fuego en cráneo.

Luego seccionaron los cadáveres con precisión de carnicero. La data de muerte fue de 10 a 12 horas antes del hallazgo. Por eso se desprende que los ejecutaron el lunes a la noche, y descartaron los cuerpos antes de que pasara el camión recolector de residuos. El objetivo de los sicarios era que los cuerpos fueran encontrados como ocurrió, causar pavor y dejar la marca de un mensaje mafioso.

El antecedente reciente y con características similares en Rosario fue el asesinato de María Isabel Ruglio, una docente jubilada cuyos restos aparecieron dispersos en el arroyo Saladillo en febrero de 2020. La mujer también fue descuartizada, y se pudo develar el misterio cuando una prima de la ciudad de Santa Fe llamó preocupada a la Fiscalía porque no tenía noticias de la víctima desde hacía varios días.

La diferencia con el doble crimen es que los homicidas de Ruglio quisieron ocultar el cuerpo para no ser descubiertos. La investigación determinó que la mató una pareja que convivía con ella en una casa de Uriburu al 400, la descuartizó e hizo desaparecer sus restos para quedarse con el inmueble.

Víctimas de poca monta y Brandon

Desde el hallazgo de los cuerpos en los volquetes se comenzaron a hilvanar hipótesis y motivaciones de las más variadas. A los investigadores consultados por Aire Digital les llamó la atención que la características mafiosa del hecho no tenía correlato con el escaso recorrido de las víctimas en el mundo del hampa. Apenas unas anotaciones por robo y abuso de armas.

Pero el entrecruzamiento de legajos penales abrió la posible vinculación de los cuerpos descuartizados con el temible Brandon Bay, el líder de la banda de Los Gorditos detenido desde 2018 en la cárcel de Piñero donde purga una pena de 5 años de prisión por balaceras, usurpaciones, extorsiones y tentativas de homicidios, muchos de los cuales ordenó desde prisión. A la luz de las sospechas y sus antecedentes, Brandon, de 26 años, resulta un reo incontrolable para el Servicio Penitenciario de Santa Fe.

“A lo mejicano le voy a dar”

Es que el martes a la tarde se realizó una audiencia imputativa en el Centro de Justicia Penal (CJP) contra Flavia y Aldana Bay, dos hermanas de Brandon detenidas el sábado pasado en el marco de 19 allanamientos que se realizaron en Rosario y San Lorenzo por denuncias de abuso de armas, amenazas y extorsiones.

En los procedimientos se incautaron 700 dosis de cocaína, 20 de marihuana, balanza de precisión, bochones, precintos y bolsas, 16 celulares, tarjetas de memorias, un vehículo y elementos de interés para la investigación.

Según la imputación, las mujeres mantuvieron un rol activo en la logística de aprietes y extorsiones para usurpar viviendas, conseguir sicarios y recursos para perpetrar balaceras y coordinar el comercio de drogas al menudeo en la zona sur. Brandon y otras tres personas también fueron imputadas por asociación ilícita, extorsión y tentativa de homicidio.

Uno de esos hechos ocurrió a finales de septiembre, cuando rociaron a balazos la casa de la familia de una joven que estaba en pareja con Santigo N., preso junto a Brandon. Luego de sufrir el atentado, el padre de esa chica debió entregar 200 mil pesos a integrantes de Los Gorditos porque las amenazas de muerte eran constantes.

Otro involucrado en esa trama es Sebastián Eduardo Aguirre, ex cuñado de Brandon, y Claudio Ríos. Los fiscales Pablo Socca y Valería Haurigot expusieron variada evidencia, como mensajes de whatsapp, fotos, audios, relevamiento de cámaras, transcripciones de escuchas telefónicas y perfiles de redes sociales.

 

El elemento que conecta el legajo de Los Gorditos con doble homicidio de Colo Giménez y Poliyo Baralis es una charla telefónica reveladora ocurrida el 8 de octubre pasado entre Brandon y su ex cuñado. Si bien Aguirre cumple condena en la Unidad 3 de Rosario, accedía a salidas transitorias, días en los que procuraba sicarios y concretaba hechos delictivos bajo las órdenes de Brandon.

La escucha reproducida por los fiscales Haurigot y Socca el martes en la audiencia tiene rasgos de extrema violencia, y allí es donde hacen alarde de matar, descuartizar personas, cortarlas en pedazos.

Brandon: “Escúchame de paso van a buscar el Tornado (moto) y de paso matamos a un par de zombies. Me voy a llevar a uno”.

Sebastián Eduardo: “Y, uno hay que llevarse, cuñado”.

Brandon: “No, uno, uno me voy a llevar. Te mando un video con una motosierra fíjate cómo lo voy a cortar en pedazo bien bien a lo mexicano le voy a dar”.

Sebastián Eduardo: “Y sí, a lo mexicano. Ahí está bien”.

Brandon: “Por eso ahí, ahí poné los pibes. En auto me entran a buscar la moto y se llevan a uno y lo mando a cortar en pedazos y que se vayan de la casa. Le mando un video así con la motosierra ahí pam, pam, cortándolo en pedacito, que se vayan de la casa porque si no. Que se vayan todos de mi barrio. A un tal Elías, a un tal Elías lo queremos, lo quiero cagar”.

Sebastián Eduardo: “Ah sí, ese boludo”.

Brandon: “Bueno, bueno a ese lo quiero cargar. Vos fíjate si me podés averiguar. Ahora a ver si los pibes están ahí para mandarle un buen, un buen guachazo ahora pero bien temprano pero bien piola. ¿Entendés? Dale en la boca, por todo lados”.

 

El fiscal Saldutti analiza por estas horas ese material para determinar si Brandon ordenó desde prisión el doble crimen y posterior descuartizamiento de los cuerpos. Ante el peligro que representa como preso de alto perfil y el evidente laxo control que se ejerce sobre sus movimientos dentro de los pabellones, la Fiscalía solicitó que se lo traslade a una cárcel Federal.

El departamento Rosario cerrará el 2020 con una tasa de homicidios dolosos en alza. Hasta la publicación de esta nota, y según datos extraoficiales, se contabilizan 207 personas víctimas de hechos violentos, superando la cifra de 2018, que tuvo 202 crímenes. Igual se sigue lejos de aquellos 271 asesinatos de 2013, cuando se generó un bucle de venganza interminable tras la muerte del líder de Los Monos Claudio Pájaro Cantero.

 

El 2019 terminó con 169 homicidios dolosos en el departamento Rosario, de los cuales 135 ocurrieron en la ciudad. Como se dijo, en 2018 fueron 202, y 166 en Rosario. Respectivamente los números marcan en 2017, 163 y 126; en 2016 fueron 179 y 154; en 2015 fueron 234 y 205, y en 2014, cuando comenzó a regir en la provincia en sistema procesal penal oral, fueron 255 y 207.

Un informe del Ministerio Público de la Acusación (MPA) que se dio a conocer a mitad de este año, indica que casi el 50 por ciento de las muertes de toda la provincia se concretaron en el departamento Rosario. Casi la mitad de los crímenes ocurridos en la Cuna de la Bandera se vinculan a un contexto de disputas de economías delictivas o de organizaciones criminales. En esa categoría se ubican los conflictos territoriales por negocios narco, principal el derramamiento de sangre cotidiano.

En una entrevista que publicó La Nación el 2 de noviembre pasado, el ministro de Seguridad Marcelo Saín apuntó en relación a las violencias letales, que se dan en un contexto donde “más del 80 por ciento de los casos tiene que ver con un control del territorio para la venta de drogas”.

Y señaló que “los referentes criminales no tienen otra idea de dominio de esas zonas si no es a los tiros. No quieren o no saben gerenciar el negocio de manera pacífica”, indicó el funcionario. Incluso recalcó que “desde la cárcel se ordenan los crímenes y se sigue manejando un negocio millonario. O hay connivencia en las prisiones o, al mismo tiempo, hay un grado de ineficiencia muy grande por parte del Estado. Esto ocurre tanto en penales provinciales como federales”, refirió Sain.

«Un sopapo al eslogan»

A propósito de los cadáveres, los mensajes mafiosos y ese modo espantoso que busca conmover la sociedad y sembrar terror, Aire de Santa Fe consultó a la socióloga Laura Etcharren, investigadora, ensayista, especialista en temas de seguridad, narcotráfico, y autora del Libro “Esperando las maras, estado embrionario en la Argentina”.

Crítica desde hace varios años sobre las sucesivas políticas de seguridad en Santa Fe, la profesional cree que se retrocedió varios años. “Una vez más, la criminalidad, le da un sopapo al eslogan la paz y el orden del gobernador Omar Perotti. Una criminalidad que trasciende los tiros y va más allá, descuartiza. Miembros de cuerpos encontrados en volquetes es una ciudad sin sosiego”, recalcó Etcharren.

En ese sentido indicó que “ya no se trata de los cadáveres que el narco planta cuando le das pelea, sino de los cadáveres y los miembros que representan las medallas del poder criminal ante el poder político. Santa Fe, en menos de un año, retrocedió 6 años. Con jactancia y estoicismo, la decisión política de mantener el estado de inseguridad impera”.

«Santa Fe, en menos de un año, retrocedió 6 años. Con jactancia y estoicismo, la decisión política de mantener el estado de inseguridad impera», dijo la sociologa

Según Etcharren, “la criminalidad no la tocan las operaciones de velo y engaño que hoy circulan en espacios de poder. La criminalidad hoy te muestra que van más allá, y que los métodos que volvieron a importar de las mafias internacionales responden a la fertilidad de un territorio anómico”.

Finalmente contrastó que Santa Fe, “después de más de una década encabeza el grupo de las provincias más complejas en materia de narcocriminalidad. En un año lograron superar a la provincia de Buenos Aires en mediocridad y crimen. Se reactivaron las células adormecidas y las redes 2.0 ya descuartizan y mutilan”.

 

Compruebe también

El ex titular de puerto perteneciente a Vicentin en Rosario comandaba organización narcocriminal, la Policía Federal lo detuvo.

El ex titular de puerto perteneciente a Vicentin en Rosario comandaba organización narcocriminal, la Policía Federal lo detuvo.

Gustavo Shanahan, ex empleado de Vicentin y ex director del Puerto de Rosario, hoy propietario …

“Exitosa segunda edición de Punto Creativo”, organizado por la diputada Corgniali en Villa Ocampo.

“Exitosa segunda edición de Punto Creativo”, organizado por la diputada Corgniali en Villa Ocampo.

En el marco del día de la madre, más de 50 emprendedores participaron en esta …

DEJANOS TU COMENTARIO